Durante las últimas décadas, muchos estudios nos dan pistas para creer que la música es realmente una herramienta terapéutica importante en el trabajo con personas TEA. La Asociación SONERIA nos ofrece intervención individual y grupal a través de la psicoterapia musical de apoyo, donde el terapeuta utiliza las experiencias musicales para estimular el ajuste emocional, interpersonal o de crecimiento, confiando principalmente en los recursos que tiene la persona con TEA.